Visita nuestro archivo

Un año después del lanzamiento de la Zona de Libre Comercio (ZLC) de Shanghai, ¿en qué pie está el experimento? Las empresas instaladas allí son libres de establecer tiendas, siempre que su industria no esté incluida en una “lista negra”. Se han hecho pequeñas y útiles mejoras en el sistema de aduanas, la logística, la creación de nuevas empresas y en la resolución de conflictos. Pero en términos generales, el proceso ha avanzado con lentitud. A pesar de que en el caso de las reformas financieras el impulso pudiera ser mayor; algunos expertos sostienen que el proyecto está estancado. Influyentes figuras del Banco Central de China consideran que es inviable experimentar con reformas financieras, sin que sus efectos se desborden peligrosamente. Otros señalan que al insistir en que las reformas son replicables en otras partes del país, el gobierno tiende inadvertidamente hacia la precaución. Desde el punto de vista de las empresas, la zona es ampliamente considerada una decepción. Algunas empresas locales están instaladas allí sólo por designio de las autoridades; mientras que las empresas extranjeras están a la espera de que las ventajas se materialicen. Incluso el Primer Ministro Li Keqiang ha llegado a manifestar su disconformidad.

Para leer el artículo completo haga click aquí