Visita nuestro archivo

El mundo tiene un problema de demanda. Mientras los políticos –en particular, el presidente de los EEUU, Donald Trump— han intentado apaciguarlo con restricciones a la inmigración y medidas comerciales proteccionistas. Pero si bien esto podría satisfacer temporalmente a algunos segmentos de la población, en última instancia empeorará las cosas. En el caso de China, en lugar de permitirse ser perjudicado por las políticas de otros países, debe trabajar para crear su propia demanda haciendo pleno uso de su capacidad para la experimentación, la planificación a largo plazo y la toma de decisiones pragmáticas. En 2010, el Consejo de Estado de China identificó tres grandes grupos urbanos como plataformas de lanzamiento para la urbanización inteligente: el delta del río Yangtze, el delta del río Perla y el grupo Beijing-Tianjin-Hebei. Cada uno de estos conglomerados urbanos tiene un PIB mayor que el de España; y en conjunto, representarán el 45% del PIB total de China para 2025.

Para leer el artículo completo haga click aquí