Visita nuestro archivo

SHANGHAI, 14 ene (Xinhua) — Más de 20.000 cerezas chilenas consiguieron recientemente el récord Guinness de la cadena de frutas más larga del mundo en el Centro de Pasajeros del Puerto Internacional de Shanghai.
La obra, que formó dos cerezas gigantes en el suelo, también es una demostración de la voluntad que tienen los cultivadores chilenos de lograr que sus frutas hagan aún más rojo el festival más importante de los chinos, el Festival de la Primavera (el Año Nuevo lunar), en la que ese es el color predominante, ya que es símbolo de buena suerte y prosperidad.
Según Christian Carvajal, director de mercadeo para Europa, Asia y Oriente Medio de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (ASOEX), la recogida de las cerezas chilenas, populares incluso en temporada baja, coincide con el Año Nuevo y el Festival de la Primavera, y, además, el color de estas frutas también concuerda con la tradición china de atraer la buena suerte y la prosperidad con el uso del rojo.
La asociación se ha dado a la tarea de aprovechar el “momento rojo” de China para impulsar las cerezas chilenas y ubicarlas como otros productos que se ponen de moda entre los consumidores del país asiático en época de Año Nuevo lunar, como las manzanas, dice Carvajal.
Las cerezas chilenas, cuya temporada de cosecha se extiende desde noviembre hasta febrero del año siguiente, son uno de los principales productos de exportación del país latinoamericano.
Según cifras de la ASOEX, Chile exportó un récord de más de 125.000 toneladas de cerezas a China durante el periodo 2017-2018, con lo que se convirtió en su principal proveedor de este fruto. Actualmente, el 85 por ciento de las cerezas que produce el país austral es vendido a China.